Dos intervenciones en la "maqbara" de la Calle Corredera de Lorca. Los solares número 46 y 47

Autores: José Antonio González Guerao, Juan Antonio Ramírez Águila

Publicación: Alberca, ISBN 1697-2708, Nº 3, 2005, pags. 107-124


Texto completo del artículo

Resumen:

Presentamos los resultados parciales de dos intervenciones arqueológicas realizadas en sendos solares de la calle Corredera de la ciudad de Lorca, ubicados a ambos lados de la misma y uno frente al otro. En este espacio, de amplia tradición funeraria por la presencia continuada de enterramientos humanos desde el Calcolítico hasta los periodos íbérico, romano, andalusí, feudal e incluso nuestros días, documentamos casi un centenar de inhumaciones de los siglos XI al XIII, distribuidas en diferentes niveles de enterramiento. También hemos podido analizar la diversa tipología formal y evolutiva de las sepulturas, así como su distribución espacial, con un buen número de ellas agrupadas mediante unas estructuras constructivas que delimitan áreas cerradas dentro del cementerio, identificables como panteones.

La reciente excavación de dos solares de la calle Corredera de Lorca, fronteros entre sí, ha venido a proporcionar una secuencia histórica de 5000 años, en la que destacan por su entidad los horizontes culturales de la Edad del Hierro (periodo ibérico) y el medieval islámico; a su vez, éste último podemos dividirlo en dos subfases cronológicas y funcionales por el uso diferente que se hizo de este espacio: una primera fase de uso agrícola e industrial que concluye con la creación de varias fosas para el vertido de desechos entre los siglos X y XI, y una etapa de uso como cementerio durante los siglos XII y XIII que viene a enlazar con la larga tradición funeraria, que tiene su origen nada menos que en el periodo Calcolítico.

En esta ocasión, y a petición de la Asociación de Amigos del Museo de Lorca, ofrecemos una puesta en común de los resultados obtenidos entre ambas intervenciones arqueológicas, centrada exclusivamente en los niveles de la "maqbara" medieval, que en el caso del solar número 46 han proporcionado hallazgos singulares, debido a la entidad constructiva de algunos sepulcros, siempre dentro del contexto de la austeridad islámica.