Un estudio sobre las norias de sangre de origen andalusí: el caso de la alquería de Benassal (Castellón)

Autores: Angel Rafael Poveda Sánchez

Publicación: Historia Agraria, ISBN 1139-1472, Nº 32, 2004, pags. 35-56


Texto completo del artículo

Resumen:

*

La alquería de Benassal formaba parte del extenso distrito administrativo andaluz de Culla (Alto Maestrazgo, Castellón), junto con otros asentamientos y castillos que la documentación escrita y la arqueología extensiva han ido desvelando. En el territorio de Benassal hemos localizado 14 espacios hidráulicos regados mediante norias de sangre. Estas máquinas, de origen sirio y egipcio, se difundieron por Al-Andalus, probablemente en el siglo IX, convirtiéndose en un ingenio útil y muy popular en el ámbito rural.

Los huertos localizados se han estudiado minuciosamente para conocer su lógica de funcionamiento. De su análisis se desprende la composición de los mismos: noria y construcción de la plataforma para instalarla, halas de almacenamiento y regulación del riego, acequias, terrazas irrigadas, y muros que circundan las parcelas de cultivo. También se ha podido establecer que los campos así regados son de reducidas dimensiones -menos de media hectárea-: se encuentran junto a los torrentes, en los tondos de valle, donde es posible captar las aguas subterráneas; y siguen un patrón muy regular.